La Privacidad es una broma

El otro día me llegó por Twitter un artículo sobre hogares inteligentes que espían a sus dueños, y como hacer contraespionaje (leelo acá https://fieldguide.gizmodo.com/your-smart-home-is-spying-on-you-here-s-how-to-spy-bac-1822939698)

Perfecto! dije; es lo que necesito. Si bien no tengo instalado ningún dispositivo hogareño inteligente, imaginé que podía encontrar información interesante sobre cómo proteger mi privacidad y mis datos personales en la red.

Lamentablemente, en el tercer párrafo el autor advierte que sus consejos sólo los pueden aplicar aquellos usuarios que posean conocimientos técnicos. En otras palabras, gente que sabe de redes y programar.

Yo no soy uno de ellos, como millones de personas tampoco lo son, y concluyo entonces lo siguiente: Los que no somos programadores ni tenemos conocimientos básicos/intermedios de manejo de redes, estamos vulnerables a ataques, a que violen nuestra privacidad, a que roben nuestros datos personales.

Hemos llegado a un punto en donde el respeto a la privacidad es una broma. Cada día leo noticias sobre tecnología que roba datos, espía a sus usuarios, como si no existiese legislación que lo prohíba y castigue.

Es tal la ganancia que tienen las empresas con nuestros datos que no les importa el costo de violar la ley.

Vivimos en un mundo en dónde la gente común no tiene protección alguna frente al desarrollo tecnológico que se lleva por delante nuestra privacidad.

Cuando comenzó a surgir el fenómeno de Internet de las Cosas, los profesionales del Derecho mundial que investigamos y escribimos sobre el tema, gritamos con mucha fuerza para advertir sobre los riegos que el avance tecnológico iba a provocar en nuestra Privacidad.

Remarcamos que la mejor manera de que la tecnología continúe avanzando sin límites, era a través del respeto a la privacidad, con eje en la seguridad del dispositivo y de sus usuarios. Esto se denominó Privacy and Security by Design. (léete este otro artículo si queres https://nexolegal.com.ar/2016/10/03/privacidad-amenzada-por-dispositivos-iot-un-caso-judicializado/)

Diseñar la tecnología no sólo en base a la idea que tuvimos y al servicio que se quiere prestar, sino también considerando como vamos a proteger la privacidad de nuestros usuarios. Los desarrolladores son legalmente responsable por ello.

Pero entonces, si se han escrito innumerables artículos en todos los idiomas al respecto, se han celebrado conferencias, y hasta se han dictado nuevas leyes; porqué hemos llegado a esta situación en la que nuestros datos ya no son nuestros, y la privacidad no es más que un concepto teórico?

En Argentina se está trabajando en un Proyecto de reforma de la Ley de Protección de Datos Personales y se ha creado el observatorio de Big Data. Todas buenas noticias que no logran ningún efecto ya que día a día entregamos nuestros datos en cualquier formulario online.

La mayoría de los sitios web y aplicaciones, no poseen las medidas de seguridad que exige la ley de protección de datos personales. No lo hacen porque no hay consecuencias y el tráfico de big data es un negocio de millones.

Ojo, no nos hagamos los tontos. Somos los primeros responsables en cuidar nuestros datos y no lo hacemos. Completamos cada formulario online y consentimos que hagan lo que quieran con nuestra información personal y nuestra información de navegación.

Pero si no lo hacemos nos perdemos de experiencias ya que la tecnología nos obliga a entregar nuestros datos y privacidad a cambio de disfrutar de sus beneficios. Es lo que se llama un contrato de adhesión, caracterizado por la falta de posibilidad de poder modificar sus cláusulas.

Esos contratos son los famosos términos y condiciones que determinan derechos y obligaciones de las partes (usuario y empresa). También tenemos la famosa política de privacidad que en la mayoría de los casos, si leemos bien, violan la legislación al no especificar el uso que van a darle a nuestros datos.

La mayoría de estos contratos son redactados por profesionales que no están especializados, y realizan el famoso “copia y pegar”. A veces son las mismas empresas que hacen esto, y no contratan abogad@s pensando que no es importante.

Estamos atrasados en lo que respecta a protección de datos personales. Hace unos días recibí un email publicitario no deseado. Lo leí con atención porque al final de ese email figuraba la siguiente leyenda: “Decreto S 1618 Sec. 301. Por sección 301, párrafo (a)(2)(c) de S.1618 bajo el decreto S.1618 titulo 3″ aprobado por el 105″ congreso base de las normativas internacionales sobre SPAM, este E-mail no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Si desea ser removido de nuestra base de datos en forma definitiva, responda este mail con el asunto REMOVER.”

Sobre ese tema escribí un trabajo en el año 2003 en la especialización de Derecho de las Tecnologías. 15 años después seguimos recibiendo emails con esa leyenda que habla de una norma estadounidense que jamás fue aprobada.

El Decreto 1558/2001 reglamenta la ley 25326 de protección de datos personales. Allí se determinó que “En toda comunicación con fines de publicidad que se realice por correo, teléfono, correo electrónico, Internet u otro medio a distancia a conocer, se deberá indicar, en forma expresa y destacada, la posibilidad del titular del dato de solicitar el retiro o bloqueo, total o parcial, de su nombre de la base de datos.”.

Hagan un ejercicio y busquen en google “Decreto 1158/2001”. Resultados que aparecerán son leyendas de spam de sitios web importantes y conocidos, pero sucede que el Decreto 1158/2001 es una norma sobre Importaciones.

Se trata de un error de tipeo, copiado y pegado miles de veces. En los resultados hay empresas y sitios importantes, que referencian en sus contratos una norma que no existe.

Es ridículo pero demuestra cabalmente la falta de respeto a la privacidad, y demuestra que no les importamos.

Para protegernos primero nos debe importar, y luego nos debemos informar leyendo artículos, o normas, guías. Entrén al sitio de http://www.jus.gob.ar/datos-personales.aspx de  la Agencia de Acceso a la Información Pública, encargada de velar por nuestros datos personales. Allí van a encontrar información interesante y hasta podrán realizar denuncias.

Es a nosotros a quienes nos debe importar nuestra privacidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s