SENTENCIAS AL PASO. Caso 2: Compraste un auto por Internet y te estafaron? Podría ser culpa tuya y no tendrías derecho a reclamar.

Caso 2.-

Temas: #Derechodelconsumidor #Comercioelectrónico #ecommerce #propiatorpeza #mercadolibre

A quién le sirve esta info:

1) A todo aquel consumidor de productos y servicios a través de internet le va a interesar para saber resguardarse.

2) Aquella persona y/o empresa que comercializa bienes y/o servicios por comercio electrónico.

3) Aquél que quiera comprar un auto.

Hechos básicos:

Mercado Libre tiene dos tipos de servicios: Por un lado uno puede vender un producto y/o servicio publicando en su sitio, a cambio de una comisión por la venta. Otro servicio es el de clasificados en el cual sólo cobra por publicar el aviso, tal como lo hacían y hacen los diarios.

En el caso, un hombre vio en #mercadolibre un aviso clasificado de un auto marca Renault Clío modelo 2004 a $20.000. Decidió comprarlo y contactó a la parte vendedora, cuyos datos aparecían en el aviso clasificado.

Sin siquiera ver el auto, revisarlo o verificar su situación jurídica, procedió a comprarlo enviándole el equivalente en euros a esta parte vendedora, que residía en el extranjero. Luego de recibir esa suma, le requirieron más plata para cubrir el tipo de cambio, unos $10.000 extra. La vendedora luego le informó a este señor que Mercado Libre le entregaría el auto y le solicitó $200 para dicha entrega y documentación.

Claro que la vendedora desapareció luego de haber recibido el pago y el auto jamás fue entregado. Este hombre entonces sintió que #mercadolibre era responsable por haber permitido que lo engañaran, y por ello lo demandó por Daños y Perjuicios.

La parte actora o actor (que es la que inicia la demanda) consideró responsable a Mercado Libre afirmando que dicha empresa participó de la cadena de comercialización y debería responder por el engaño y daño sufrido. También alegó que Mercado Libre había cobrado una comisión por la venta.

La parte demandada se defendió haciendo saber al juzgado que no puede ser responsable por el fraude ocasionado por la parte que publicó el aviso de venta del auto y que la parte actora era la única culpable por haber caído en esa trampa.

El Juzgado interviniente hizo un análisis del caso, de la funcionalidad del sitio de Mercado libre, realizó peritajes informáticos y básicamente consideró varias cuestiones.

Mercado Libre solo publicó el aviso clasificado y no cobró una comisión por la venta. Actuó como cualquier diario que publica avisos y no es considerado responsable por la veracidad y/o contenido de las publicaciones, de la misma manera que no es responsable la compañía de teléfonos por los delitos que se cometen con una línea telefónica, o el correo por el contenido de las cartas que traslada y entrega.

La Justicia determinó que Mercado libre en este caso no era una empresa proveedora de servicios intermediarios, ya que sólo publicó el aviso en su sección clasificados. No intervino en la operatoria y ello es clave para decidir sobre su responsabilidad, según la Directiva 2000/31/CE del Parlamento Europeo, normativa internacional en la que la justicia fundamentó esta sentencia.

Según la sentencia, Mercado Libre no tenía la obligación de vigilar los avisos clasificados, y ante ausencia de obligación, cabe la inexistencia de responsabilidad. Misma postura adoptada por nuestra Corte Suprema de Justicia de la Nación cuando resolvió sobre responsabilidad de los  “motores de búsqueda” en Internet en el caso “Rodríguez, María Belén c/ Google Inc.s/ daños y perjuicios”

Tampoco se dio en el caso la llamada “ignorancia culpable”, que equivale al conocimiento de efectivo de que se están cometiendo ilícitos a los usuarios de sus servicios.

El actor había sido víctima de su propia torpeza al no haberse dado cuenta de que estaba siendo víctima de un engaño. La parte vendedora le envió un email informando que vivía en España pero el castellano utilizado era muy básico, con evidentes errores de sintaxis y ortografía que denotaban que no se trataría de una persona nacida en un país de habla hispana.

Este hecho no le llamó la atención a la parte compradora que prosiguió con total confianza sin reparar en que jamás había visto el auto, que estaba a mitad de precio de mercado. No actuó con un mínimo de sentido común.

El que compra un auto debe hacerlo revisar físicamente y constatar su situación jurídica. Son dos obligaciones legales y este señor no cumplió ninguna de ellas, por lo que no puede hacer responsable a otro por su propia torpeza.

Otro punto que tuvo en cuenta la Justicia para rechazar la demanda fueron la validez e importancia de los Términos y Condiciones del sitio que fueron aceptados por la parte compradora al inscribirse como usuario.

Destacó el Juzgado que dichos Términos y Condiciones poseen una redacción accesible al público y explican claramente cómo funciona cada servicio que ofrecen.

De la pericia informática realizada sobre el sitio de Mercado Libre, se pudieron observar Consejos de Seguridad para los usuarios, con pautas de cuidado para evitar caer en engaños.

El comprador no siguió ninguna advertencia, fíjense:

“No usar servicios de pago anónimos, no enviar dinero al exterior”. Este señor lo hizo.

“No confiar en ofertas por debajo del precio de mercado”. Este señor confío en la baja y ridícula oferta.

Por todo ello, la Justicia rechazó la demanda de daños interpuesta, al considerar que el daño fue causado por la parte vendedora (que no había sido demandada), no por Mercado Libre, y que el comprador hubiera evitado la estafa de tan solo actuar como un mínimo de sentido común exigible a cualquier persona en su situación.

 

Conclusiones útiles:

  • Tenes que obrar con cautela y prestar atención, ya que si no lo haces, no podes responsabilizar a otro por el daño que te causas a vos mismo. Propia Torpeza.
  • Los Términos y Condiciones son contratos oponibles y válidos ante la justicia
  • La prevención legal ha operado como factor determinante en el rechazo de la demanda.

Comentario:

Los diarios que publicaron esta noticia, utilizaron títulos como “Lo estafaron en un sitio de compras online pero la Justicia lo culpo a él” o “Compró un auto, lo estafaron y la Justicia lo culpó a él” como indicando a primera vista que la nota se trata de un pobre ciudadano víctima de una empresa que lo estafó.

Por eso decidí publicar este comentario, para explicar lo que pasó y dar algunas pautas de cuidado que me parecen importantes.

La Justicia debe analizar primero la manera y el grado en que en que un operador interactúa con los vendedores y los propietarios a la hora de determinar la responsabilidad o no del sitio web de mercado electrónico.

Como profesional del derecho no habría tomado el caso luego de analizar la prueba (emails, conducta del cliente, términos y condiciones del sitio web, etc).

Hay varias cosas para destacar y lo primero es la Prevención Legal que despliega Mercado Libre y que en este caso fue fundamental para el rechazo de la demanda.

La justicia consideró como prueba los Términos y Condiciones del sitio web, y así también a los consejos de seguridad que se publican para los usuarios.

No se tratan de Términos genéricos que muchas empresas utilizan pensando que no son importantes. Lo son, y definen la responsabilidad civil y penal en un pleito.

Si manejas un comercio electrónico, asegúrate que los Términos y Condiciones y Políticas de Privacidad estén correctamente redactados y adaptados a tu negocio, y conforme a ley.

Gracias a las medidas de prevención legal adoptadas, la demanda fue rechazada, pero vale destacar que en la segunda instancia, en la cámara de apelaciones, los jueces consideraron que el actor, la parte compradora, había demandado a mercado libre pensando que tenía derecho a hacerlo y por ello no correspondía que pagase las costas del juicio (honorarios).

Estoy muy en desacuerdo con esta parte de la sentencia (y eso que el análisis desplegado por los jueces fue muy bueno!) ya que como ud. podrán ver, la estafa que sufrió esta persona era evidente y el caso era en extremo débil.

Con la orden de no pagar costas del juicio, lo único que se logra es fomentar la maldita industria del juicio que acepta demandas débiles y no genera consecuencias para aquellos que las inician y prosiguen.

Así que así estamos, con la Justicia sobrepasada de trabajo, que alarga los procesos y el reconocimiento de justicia.

Gracias por leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s